sábado, 9 de julio de 2016

Comentario al Domingo XV del tiempo Ordinario

La Buena Noticia del Domingo XV, Ordinario / C.



Evangelio (Lucas 10,25-37)

En aquel tiempo, se presentó un maestro de la Ley y le preguntó a Jesús para ponerlo a prueba: «Maestro, ¿qué tengo que hacer para heredar la vida eterna?» Él le dijo: «¿Qué está escrito en la Ley? ¿Qué lees en ella?» Él contestó: «Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma y con todas tus fuerzas y con todo tu ser. Y al prójimo como a ti mismo.» Él le dijo: «Bien dicho. Haz esto y tendrás la vida.»


Pero el maestro de la Ley, queriendo justificarse, preguntó a Jesús: «¿Y quién es mi prójimo?» Jesús dijo: «Un hombre bajaba de Jerusalén a Jericó, cayó en manos de unos bandidos, que lo desnudaron, lo molieron a palos y se marcharon, dejándolo medio muerto. Por casualidad, un sacerdote bajaba por aquel camino y, al verlo, dio un rodeo y pasó de largo. Y lo mismo hizo un levita que llegó a aquel sitio: al verlo dio un rodeo y pasó de largo. Pero un samaritano que iba de viaje, llegó a donde estaba él, y, al verlo, le dio lástima, se le acercó, le vendó las heridas, echándoles aceite y vino, y, montándolo en su propia cabalgadura, lo llevó a una posada y lo cuidó. Al día siguiente, sacó dos denarios y, dándoselos al posadero, le dijo: "Cuida de él, y lo que gastes de más yo te lo pagaré a la vuelta." ¿Cuál de estos tres te parece que se portó como prójimo del que cayó en manos de los bandidos?» Él contestó: «El que practicó la misericordia con él.» Díjole Jesús: «Anda, haz tú lo mismo.»

Comentario

Un estudioso de las Escrituras Sagradas intenta poner a prueba a Jesús preguntándole cosas que él cree saber. Ante la pregunta fundamental de toda persona ¿cómo tener Vida? ¿cómo alcanzar la vida abundante que deseo en lo más profundo?, Jesús deja que él mismo se conteste según lo que ha leído en la Torá, “Amarás al Señor tu Dios (Dt 6,4)… y al prójimo”. Lo primero parece estar claro, lo segundo no tanto.

¿Quién es mi prójimo? ¿a quién debo amar? Según esta parábola de Jesús, el prójimo es ese que encontramos en nuestro camino, son los próximos a nosotros, nos agraden o no; pero seguramente con necesidades y carencias. Antes sus sufrimientos podemos justificarnos de cualquier manera y pasar de largo; o ser misericordiosos como nuestro Padre es misericordioso (Lc 6,36), pasar por encima de cualquier diferencia, compadecerse de él, acercarse, y tener gestos sanadores, dando de lo nuestro, tiempo, dinero, amistad

Jesús felicita al maestro de la Ley porque sabe teóricamente lo que debe hacer, pero lo invita a la práctica, “anda, haz tú lo mismo”, “haz esto y tendrás la vida”. El seguimiento de Jesús no consiste en una doctrina que aprender, sino en asumir la vida al estilo evangélico, que consiste en amar a Dios como nuestro único Señor y a aquellos que el Señor nos va poniendo como prójimos.

Diác. Smta. Jesús Rincón
jesusdrs@hotmail.com

Oración
Señor,
rompe en mí la indiferencia,
que no sea yo el que pasa de largo por miedo a involucrarme.
Ayúdame a no calificar a los demás como “enemigos” o “aliados”,
todos sean para mí prójimos, hermanos;
que pueda verlos a todos como Tú los ves,
con misericordia, con amor. Amén


Tomado de: http://revistadigitalelsembrador.blogspot.com/2016/07/la-buena-noticia-del-domingo-xv.html


No hay comentarios:

Publicar un comentario