viernes, 29 de enero de 2016

Misa de Don Bosco








CELEBRACIÓN DE LA EUCARISTIA PARA LA BENCIÓN DE HOGAR

EXALUMNAS DEL COLEGIO INMACULADA CONCEPCIÓN


MONICIÓN DE ENTRADA:


            Monitor 1: Bienvenidos todos a la celebración de la “BENDICIÓN DE AÑO Y FESTIVIDAD DE NUESTRO AMADO DON BOSCO”. Hoy es un día muy especial porque es un espacio donde más allá de darle gracias al Señor por nuestros hogares, damos gracias a nuestra Madre María Auxiliadora por permitirnos reencontrarnos una vez más como hermanas en nuestra casa, en nuestro Hogar.
            En este día venimos humildemente, con el corazón regocijado de amor y alegría, para pedirle a nuestros Señor, a nuestra Madre Auxiliadora, a Don Bosco en su día y a Madre Mazzarello que bendigan nuestras casas, nuestras familias y nuestros caminos, para que en ellos reine la salud, la paz la armonía y la felicidad y sigamos adelante, siendo testimonios de su amor, multiplicando en todo aquello que nos rodea, las enseñanzas de vida que aprendimos durante nuestro paso por esta casa.



            PRIMERA LECTURA
+ Lectura del libro de la Sabiduría (11;22-12,2):
Señor, el mundo entero es delante de ti como un grano de polvo que apenas inclina la balanza, como una gota de rocío matinal que cae sobre la tierra.
Tú te compadeces de todos, porque todo lo puedes, y apartas los ojos de los pecados de los hombres para que ellos se conviertan.
Tú amas todo lo que existe y no aborreces nada de lo que has hecho, porque si hubieras odiado algo, no lo habrías creado.
¿Cómo podría subsistir una cosa si Tú no quisieras?
¿Cómo se conservaría si no la hubieras llamado?
Pero Tú eres indulgente con todos, ya que todo es tuyo, Señor que amas la vida, porque tu espíritu incorruptible está en todas las cosas.
Por eso reprendes poco a poco a los que caen, y los amonestas recordándoles sus pecados, para que se aparten del mal y crean en ti, Señor.
Es Palabra de Dios. Te alabamos Señor.




            SALMO RESPONSORIAL: Salmo 127
R: LA HERENCIA QUE DA EL SEÑOR SON LOS HIJOS
 Si el Señor no construye la casa, en vano se esfuerzan los albañiles; Si el Señor no protege la ciudad, en vano vigila el centinela.
R: LA HERENCIA QUE DA EL SEÑOR SON LOS HIJOS
Es inútil que madruguen, que velen hasta muy tarde y que se fatiguen para ganar el pan: ¡Dios se lo da a sus amigos mientras duermen! 
R: LA HERENCIA QUE DA EL SEÑOR SON LOS HIJOS
La herencia que el Señor da son los hijos, el fruto de las entrañas es su recompensa: Como flechas en manos de un guerrero, así son los hijos nacidos en la juventud. Dichoso el hombre que llenó con esas flechas su aljaba: no será humillado cuando se enfrente con sus enemigos en el tribunal.
R: LA HERENCIA QUE DA EL SEÑOR SON LOS HIJOS





EVANGELIO


Lectura del santo evangelio según san Lucas (10,38-42): (Jesús visita la casa de Marta y María)
Gloria a ti Señor.
Siguiendo su camino, Jesús y sus discípulos entraron en un pueblo, y una mujer, llamada Marta, lo recibió en su casa.
Tenía ésta una hermana de nombre María, que se sentó a los pies del Señor para escuchar su palabra. Marta, en cambio, estaba muy ocupada en los muchos quehaceres.
En cierto momento se acercó a Jesús y le preguntó: “Señor, ¿no se te da nada que mi hermana me deje sola para atender? Dile que me ayude.”
Pero el Señor le respondió: “Marta, Marta, tú te inquietas y te preocupas por  muchas cosas. En realidad una sola es necesaria. María ha elegido la mejor parte, que no le será quitada.”

Palabra del señor. Gloria a ti Señor Jesús.




ORACIÓN DE LOS FIELES:



SACERDOTE: En este día especial en el cual venimos a recibir la bendición de nuestros hogares salesianos, oremos para que el Espíritu Santo nos ayude a reconocer los dones que él mismo nos ha dado para construir juntos el Reino de Dios en medio de nuestras Familias.                                         Roguemos al Señor: ¡Bendice nuestro hogar Señor!



MONITOR:


  1. Bendice Señor esta casa, en la que Don Bosco nos convocó y tu nos has reunido con el don de la fe, somos tus hijas y nos confías la misión de anunciar el Evangelio.
Roguemos al Señor: ¡Bendice nuestro hogar Señor!
  1. Bendice Señor a nuestra familia Salesiana, legado de amor que Don Bosco nos dejó, donde encontramos la alegría de educadoras y Compañeras que orientaron nuestras vidas por los caminos de la Fe, la esperanza y el amor.
Roguemos al Señor: ¡Bendice nuestro hogar Señor!
  1. Bendice Señor nuestros trabajos y hogares para que la prosperidad, la salud, el amor y la fe en tu amor sean el pan de cada día en todos los que allí habitamos y para que sepamos llevar a través de la espiritualidad salesiana que nos caracteriza, el ejemplo, la justicia, la paz y la misericordia a cada uno de nuestros hogares y a cada rincón de nuestras vidas. Que podamos continuar formando a nuestros hijos, en los valores fundamentales de la familia tal y como Don Bosco lo ha deseado.          Roguemos al Señor: ¡Bendice nuestro hogar Señor!

  1. Bendice Señor a  todos nuestros familiares y amigos presentes, bendice también a aquellos que has llamado a la gloria de tu Reino y que han dejado huella en nuestras vidas, para que desde el milagro de la eucaristía nos concedas el amor y la paz que son fruto de la gloria que hoy sentimos.                                     Roguemos al Señor: ¡Bendice nuestro hogar Señor!

  1. Bendice Señor a las Hijas de María Auxiliadora, que con su constancia y perseverancia, continúan formando jóvenes en tu fe, bajo el manto divino de nuestra amadísima Madre María Auxiliadora.                                             Roguemos al Señor: ¡Bendice nuestro hogar Señor!

SACERDOTE: Recibe Padre Santo los sentimientos de nuestros corazones humildes y agradecidos, en el nombre de Jesucristo nuestro Señor que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo. Amen.

PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS: (Por Belkis Muñoz)

*      LUZ, Te ofrecemos señor esta luz para que al igual que ella, tu palabra ilumine nuestros caminos y nos guíe por la senda de tu verdad.
*      FLORES, con ellas queremos ofrecerte ¡Oh Dios amado! Nuestro corazón agradecido y pedirle que hagas de nuestros hogares, campos llenos de amor en los que se cultiven flores de fe, alegría, solidaridad y bondad, para tu regocijo y tu gloria.  
*      FAMILIA, te presentamos señor la familia de exalumnas salesianas, como muestra, testimonio y ejemplo del legado de amor que Don Bosco y Madre Mazzarello, difundieron a través de tu palabra.  
*      BIBLIA, Señor te ofrecemos la biblia, nuestro alimento espiritual, en la que nos apoyamos para creer y vivir en esperanza, ayúdanos a que tu palabra este siempre presente en nuestros hogares y de esta forma, vivamos y actuemos de acuerdo a tu santa voluntad.
*      PAN y VINO. Con el PAN y el VINO que se convertirán en tu cuerpo y sangre, te presentamos Señor nuestras vidas y la de nuestras familias, para que sean himnos de gloria y alabanza en tu nombre.


ORACIÓN FINAL (TODAS)  (Por la Tesorera de la Unión Ciramar)
Padre Bueno, creador de la vida temporal y de la eterna: te pedimos que bendigas nuestros hogares y  a cuantos viven en ella: que haya siempre amor, paz y perdón; concede a sus moradores suficiencia de bienes materiales y abundancia de virtudes; que sean acogedores y sensibles a las necesidades de los demás; que en la alegría te alaben, Señor, y en la tristeza te busquen; en el trabajo encuentren el gozo de tu ayuda, y en la necesidad sientan cercano tu consuelo; cuando salgan, gocen de tu compañía, y cuando regresen, experimenten la alegría de tenerte como huésped.
Que nuestras casas sea en verdad una iglesia doméstica donde la Palabra de Dios sea luz y alimento, y que la paz de Cristo reine en nuestros corazones hasta llegar un día a tu casa celestial.


Por Cristo, nuestro Señor. Amén



MONICIÓN DE SALIDA: 

            Monitor 2: Señor, en estos momentos finales de nuestra Eucaristía, queremos expresarte nuestros sentimientos de acción de gracias, porque te sentimos muy cerca de nosotros.

Gracias, por la vida, porque hoy hemos visto de nuevo la luz del día.
Gracias, por nuestros hogares y nuestras familias.
Gracias, por nuestros hijos, su amor y el amor de nuestros padres y familiares.
Gracias, por la entrega de nuestros educadores y amigos.
Gracias Señor por estar siempre entre nosotras y permitirnos ser legado del amor de Don Bosco y Madre Mazzarello.
¡Gracias¡ Señor Amén.



OTROS ARTÍCULOS





No hay comentarios:

Publicar un comentario