jueves, 13 de noviembre de 2014

Misa de Matrimonio

Misa de Matrimonio
Un  matrimonio  feliz  y       duradero, siempre es de tres.

Dios, Tu Pareja y Tú.






MISA DE LOS ESPOSOS
Ritual de Entrada.
El sacramento del matrimonio celebra el amor, por lo tanto es un acontecimiento gozoso. Hermanos, nos hemos reunido aquí para celebrar la unión sagrada de N y N; bienvenidos familiares y amigos. Nuestra reunión no es solo un acto establecido por la sociedad, es una reunión de la iglesia de Cristo, presente aquí; por eso nuestra alegría es la alegría de la iglesia. 
Jesús y María, su madre; también participaron con alegría de unas bodas en Caná de Galilea. Con su presencia significaban cuánto Dios bendice el amor de un hombre y de una mujer, que se comprometen a construir un nuevo hogar en fidelidad. El agua convertida en vino, adelantando la hora del Maestro, es signo del amor que Jesús profesa a su pueblo devoto, por el que derramó su sangre.
Hermano, seamos testigos de la historia de amor que hoy ofrecen N y a DIOS, para bendecirla con la santa alianza del matrimonio.
Los invito a colocarse de pie para dar inicio a esta celebración.
Sacerdote: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
Todos: amen. 
Sacerdote: La gracia de nuestro Señor Jesucristo, al amor del Pare y la comunión del Espíritu Santo esté con todos ustedes.  
Todos: Y con tu Espíritu.
Acto penitencial

Sacerdote: Hermanos, antes de escuchar las palabras que dios nos manifestó a través de los santos profetas y los santos apóstoles; pidámosle desde nuestro corazón, la capacidad de escucharlas, entenderlas y practicarlas, así como también pedirle al Señor que perdone nuestras faltas y nuestros pecados.
Todos: Yo confieso ante Dios Todopoderoso y ante ustedes hermanos, que he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión. Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa, es por eso que ruego a Santa María siempre virgen, a los Ángeles, a los Santos y ustedes Hermanos, que intercedan por mí ante Dios nuestro Señor.
Sacerdote: Dios Todopoderoso y eterno, tenga misericordia y piedad de nosotros; perdona nuestros pecados y llévanos a la vida eterna.
Todos: Amen.  

Sacerdote: Señor, escucha nuestras súplicas. Derrama tu gracia sobre tus hijos: LISBETH CAROLINA y CRISTIAN JOSÉ, que se unen ante tu altar. Hazle fuertes en el amor, la fidelidad y el dialogo. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, por los siglos de los siglos.
Todos: Amen.  
PRIMERA LECTURA.
LIBRO DE TOBÍAS: (8,5-10)
.
Lector: La noche de su boda, Tobías dijo a Sara: -Somos descendientes de un pueblo de santos, y no podemos unirnos como los paganos que no conocen a Dios. Se levantaron los dos, y juntos, se pusieron a orar con fervor. Pidieron a Dios por su protección. Tobías dijo: -Señor, Dios de nuestros padres, que te bendigan el cielo y la tierra, el mar, las fuentes, los ríos y todas las criaturas que en ellos se encuentran. Tú hiciste a Adán del barro de la tierra y le diste a Eva como ayuda. Ahora, Señor, tú lo sabes: si yo me caso con esta hija de Israel, no es para satisfacer mis pasiones, sino solamente para fundar una familia en la que se bendiga tu nombre por siempre. Y Sara, a su vez, dijo: - Ten compasión de nosotros, Señor, ten compasión. Que los dos juntos vivamos felices hasta nuestra vejez. Palabra de Dios.
Todos: Te Alabamos Señor.
SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 111 (1-2. 3-4. 5-7A. 7BC-8. 9)


DICHOSO QUIEN AMA DE CORAZÓN LOS MANDATOS DEL SEÑOR.

LECTOR: Dichoso quien teme al Señor y ama de corazón sus mandatos. Su linaje será poderoso en la tierra, la descendencia del justo será bendita.
TODOS: Dichoso quien ama de corazón los mandatos del Señor.
LECTOR: En su casa habrá riquezas y abundancia, su caridad es constante, sin falta. En las tinieblas brilla como una luz el que es justo, clemente y compasivo.
TODOS: Dichoso quien ama de corazón los mandatos del Señor.
LECTOR: Dichoso el que se apiada y presta, y administra rectamente sus asuntos. El justo jamás vacilará, su recuerde será perpetuo.
TODOS: Dichoso quien ama de corazón los mandatos del Señor.

LECTOR: No temerá las malas noticias, su corazón está firme en el Señor. Su corazón está seguro, sin temor, hasta ver derrotados a sus enemigos.
TODOS: Dichoso quien ama de corazón los mandatos del Señor.
LECTOR: Reparte limosna a los pobres, su caridad es constante, sin falta y alzará la frente con dignidad.
TODOS: Dichoso quien ama de corazón los mandatos del Señor.

SEGUNDA LECTURA
PRIMERA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO A LOS CORINTIOS (12, 31-13, 8ª)
.
Lector: Hermanos: ustedes pueden ambicionar los dones  más preciosos. Y aún yo les voy a mostrar un camino mejor. Si yo hablara lenguas humanas y angélicas, pero no tengo amor, he llegado a ser como metal que resuena o címbalo que retiñe. Y si tuviera el don de profecía, y entendiera todos los misterios y todo conocimiento, y si tuviera toda la fe como para trasladar montañas, pero no tengo amor, nada soy. Y si diera todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregara mi cuerpo para ser quemado, pero no tengo amor, de nada me aprovecha. El amor es paciente, es bondadoso. El amor no tiene envidia; el amor no es jactancioso, no es arrogante. No se porta indecorosamente; no busca lo suyo, no se irrita, no toma en cuenta el mal recibido. El amor no se regocija de la injusticia, sino que se alegra con la verdad. El amor todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor nunca deja de ser. Palabra de Dios.
Todos: Gloria a ti Señor Jesús.

EVANGELIO
LECTURA DE SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO (19, 3-6)

Sacerdote: Y se acercaron a Jesús algunos Fariseos para ponerlo a prueba, diciendo: “¿Le está permitido a un hombre divorciarse de su mujer por cualquier motivo?” Jesús les respondió: “¿No han leído que Aquél que los creó, desde el principio los hizo varón y hembra,  y dijo: ‘Por esta razón el hombre dejara a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne’? Así que ya no son dos, sino una sola carne. Por tanto, lo que Dios ha unido, ningún hombre lo separe.”Palabra del Señor

Todos: Gloria a Ti Señor Jesús.



Rito del matrimonio

Sacerdote: Queridos  hermanos, N y N, Ustedes vinieron a la casa de Dios para que Él consagre eternamente el amor que se profesan en presencia del ministro de la Iglesia y ante la comunidad cristiana ahora reunida. Cristo bendice alegremente vuestro amor; y Él, que un día los consagró con el santo bautismo, ahora los enriquecerá y fortalecerá por medio del sacramento del Matrimonio, para que se guarden mutua y perpetua fidelidad y así asumir las responsabilidades que conlleva la vida matrimonial. Por lo tanto, Les pido a ustedes que expresen ahora con sinceridad su propósito delante de toda la Iglesia.
Sacerdote: N y N, ¿Han venido ustedes a contraer matrimonio libre y voluntariamente?
N y N: Si, venimos libremente.
Sacerdote: ¿Están decididos a amarse y respetarse mutuamente, siguiendo el modo de vida propio del Matrimonio, durante toda la vida?
N y N: Si, estamos decididos.
Sacerdote: ¿Se comprometen a colaboraren la obra creadora de Dios, asumiendo la responsabilidad que les toca en la comunicación de la vida y en la educación de los hijos, de acuerdo con la ley de Cristo y de su Iglesia?
N y N: Si, estamos dispuestos.

Consentimiento
Sacerdote: Ya que tienen la firme voluntad de contraer matrimonio, unan sus manos derechas y expresen su mutuo consentimiento ante Dios y la Iglesia.
Sacerdote: N ¿Recibes a N como tu esposa, y prometes serle fiel en las alegrías y las penas, en la salud y la enfermedad; y así amarla y respetarla todos los días de la vida?
Esposo: Si, la recibo y la acepto.

Sacerdote: N Recibes a N como tu esposo, y prometes serle fiel en las alegrías y las penas, en la salud y la enfermedad; y así amarlo y respetarlo todos los días de la vida?
Esposa:  Si, lo recibo y lo acepto.

 Confirmación del consentimiento



Sacerdote: Que el Señor confirme este consentimiento que han manifestado ante la iglesia y cumpla en ustedes su bendición. Lo que Dios acaba de unir que no lo separe el hombre. Bendigamos al Señor.
Todos: demos gracias al Señor nuestro Dios
Bendición y entrega de los anillos
 Sacerdote: Los anillos son un símbolo de la felicidad, jurada mutuamente ante el altar de dios. Estos anillos les recordaran siempre de la fidelidad de uno al otro y de ambos para con Dios.
Oremos: Señor, bendice estos anillos para quienes los llevan cumplan siempre tu voluntad, y en tu amor vivan y lleguen a la ancianidad y se multipliquen en una larga generación, por Jesucristo nuestro Señor.
Todos: Amen.




Esposo: N recibe este anillo como símbolo de mi amor y fidelidad a ti, como testigo de nuestro compromiso de amor ante dios.
Esposa. CRISTIAN JOSE PICO: recibe este anillo como símbolo de mi amor y fidelidad a ti, como testigo de nuestro compromiso de amor ante dios.
Bendición y entrega de las arras

Sacerdote: Los esposos unen sus bienes espirituales y materiales. Desde hoy y siempre compartirán las mismas alegrías, preocupaciones y esperanzas. Bendice Señor estas arras, que van a entregarse mutuamente  LISBETH CAROLINA y CRISTIAN JOSE, como símbolo del esfuerzo, trabajo y de los bienes que desde hoy comparten. Te pedimos que derrames sobre ellos, el don de tu salvación, la abundancia de sus bienes, la constancia en el bien obrar, y que nunca la pobreza  desesperanzada, someta a prueba su hogar. Te lo pedimos por Jesucristo, tu hijo, nuestro Señor.
Todos: Amen.
CRISTIAN JOSE: LISBETH CAROLINA, recibe estas arras como prenda de la bendición de Dios y signo de los bienes que vamos a compartir.
LISBETH CAROLINA: CRISTIAN JOSE, recibe estas arras como prenda de la bendición de Dios y signo de los bienes que vamos a compartir.
Oración de los fieles
Sacerdote: Pidamos hoy especialmente para que Dios bendiga y acompañe en su camino a LISBETH CAROLINA y CRISTIAN JOSE, que se han unido en matrimonio.

Oremos por ellos y todos los hombres, diciendo ESCUCHANOS PADRE.
Lector: Josmary Moreno y Francisco Pérez.
· Por la santa Iglesia, para que Dios le conceda ser siempre la esposa fiel de Jesucristo. Roguemos al Señor.
Todos: Escúchanos padre.
· Por la paz de todo el mundo, para que cesen las ambiciones, desaparezcan las injusticias y enemistades y brote por todas partes el amor y la paz. Roguemos al Señor.

Todos: Escúchanos padre.
· Por LISBETH CAROLINA y CRISTIAN JOSE, que Dios conserve y aumente su amor, y les ayude a mantener la fidelidad y confianza mutua. Roguemos al Señor.
Todos: Escúchanos padre.
· Por nuestro hermano CRISTIAN JOSE, para que sea siempre fiel al Señor, como Abrahán y admirable por su piedad y honradez como Tobías. Para que sepa amar a su esposa como Cristo ama a su Iglesia; esté siempre atento a honrarla y sea su alegría y su ayuda. Para que lleno de prudencia, sepa administrar bien su casa y prosperen todos sus trabajos. Roguemos al Señor.
Todos: Escúchanos padre.
· Por nuestra hermana LISBETH CAROLINA, para que sea siempre irreprensible en su conducta, brille en ella la dulzura y la pureza, la humildad y la prudencia. Para que cuide bien de su familia, la asista con fortaleza y merezca que confíe en ella el corazón se su marido. Para que con su ejemplo y su palabra, eduque a sus hijos y a todos los de su casa, en la fe y en la piedad. Para que a ejemplo de las santas mujeres, sea rica en buenas obras, insigne en la caridad y firme en la esperanza. Roguemos al Señor.
Todos: Escúchanos padre.
· Por las familias que sufren a causa de las enfermedades, por las que no tienen el pan necesario o viven lejos de sus hogares, para que el Señor sea su auxilio y su ayuda. Roguemos al Señor.
Todos: Escúchanos padre.
· Por los miembros de nuestras familias que han muerto en la esperanza de la resurrección, para que Cristo los acoja en su reino y los revista de gloria y de inmortalidad. Roguemos al Señor.
Todos: Escúchanos padre.

Creo en Dios, Padre todo Poderoso, Creador del cielo y de la tierra; creo en Jesucristo su único hijo, nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilatos, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios Padre Todo Poderoso; desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia católica, la comunión de los Santos, el perdón de los pecados y la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén.   
Liturgia eucarística



Presentación de Dones
Oración sobre las Ofrendas
Sacerdote: recibe en tu bondad, Señor, los dones que te presentamos con alegría y guarda con amor de padre a quienes haz unido en alianza sacramental. Por Jesucristo nuestro Señor.
Todos: Amén.
Oración después de la comunión
Sacerdote: Oremos. Por medio de este sacrificio, Señor, guarda con tu providencia y haz vivir en mismo amor a quienes se han unido en santo matrimonio y alimenta con un mismo pan y un mismo cáliz. Por Jesucristo nuestro Señor.
Todos: Amén.
Prefacio
Sacerdote: El Señor esté con vosotros.
Todos: Y con tu espíritu.
Sacerdote: Levantemos el corazón.  
Todos: Lo tenemos levantado hacia el Señor.
Sacerdote: Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
Todos: Es justo y necesario.
Sacerdote: En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre Santo, Dios todo Poderoso y Eterno. Que en el yugo suave del amor y el vínculo indisoluble de la unidad, hiciste más fuerte la alianza nupcial, para que aumente los hijos de tu adopción por la honesta fecundidad de los esposos. Tu providencia, Señor, y tu amor dispuesto así de modo tan admirable, que al nacer llena la tierra y el amanecer aumenta tu iglesia, por Cristo, Señor Nuestro. Por eso con los Ángeles y los Santos, cantamos sin cesar el Himno de Gloria.

Sacerdote: Acepta Señor en tu bondad, esta ofrenda de tus siervos, de los nuevos esposos LISBETH CAROLINA y CRISTIAN JOSE y de toda tu familia santa que hoy intercede por ellos; y ya que les has concedido llegar al día de los desposorios, otórgales también el gozo de una ansiada descendencia y de una larga vida. Por Cristo, Nuestro Señor.
Todos: Amen.



Padre nuestro
Padre nuestro, que estas en el cielo, santificado sea tu nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy el pan de cada día; perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos de todo mal. Amén.   
Sacerdote: Padre Santo, creador del universo, que hiciste al hombre y a la mujer a tu imagen; fuente de bendiciones para la vida matrimonial; humildemente te pedimos por esta mujer que se une a su marido en este sacramento del matrimonio. Envía tus bendiciones sobre ella y su esposo para que juntos disfruten de tus dones del amor matrimonial y enriquezcan tu iglesia con sus hijos. Señor, que te alaben cuando estén felices y acudan a ti en sus aflicciones; que se alegren por tu ayuda en su trabajo y que sepan que tú estarás con ellos en sus necesidades. Que te dediquen sus oraciones en la comunidad de la iglesia y que sean tus testigos en el mundo. Que lleguen a la ancianidad en compañía de sus amigos y finalmente vayan al reino del cielo. Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.
Todos: Amén.

Bendición nupcial
Sacerdote: Padre Santo, que has creado al hombre y a la mujer para que sean una sola carne a imagen tuya y así, gocen en su amor compartido. Padre Santo, que para revelar tu modo de ser, quisiste que al amor del hombre y la mujer, fuera signo de alianza de amor de los esposos en el sacramento del matrimonio como el amor de Cristo con la iglesia. Extiende tu mano protectora sobre tus hijos LISBETH CAROLINA y CRISTIAN JOSE; que a lo largo de su nueva vida, santificada por este sacramento, se comuniquen los dones de tu amo, y que siendo uno para el otro, signo de tu presencia, sean de verdad un solo corazón y un solo espíritu. Que su amor sea cada vez más fuerte. Que con su trabajo puedan mantener el hogar que hoy comienza. Que sean, para cuanto los conozcan, estimulo de alegría y de esperanza y que sepan comunicar a sus hijos, el camino del evangelio, para que formen parte de tu familia santa. Concédeles Padre Santo, participar siempre de la vida tu reino, por los siglos de los siglos.
Todos: Amén.  

CORDERO DE DIOS
ORACION FINAL
Sacerdote: Dios, Padre Eterno, los conserve en reciproco amor, la Paz de Cristo habite en nosotros y permanezca siempre en nuestra casa.
Todos: Amén.
Sacerdote: Que tengan la bendición de los hijos, el consuelo de amigos y verdadera paz con todos.
Todos: Amén.

Sacerdote: Sed testigo en el mundo del amor de dios, para que todos los afligidos o necesitados, los encuentre llenos de compasión; y puedan un día acogerlos, agradecidos en la eterna casa de dios.
Todos: Amén.
Sacerdote: Y a todos ustedes aquí presentes, los bendiga Dios todo Poderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo.
Todos: Amén.    



No hay comentarios:

Publicar un comentario