martes, 25 de noviembre de 2014

III DOMINGO ADVIENTO - B 14 Diciembre


 MONICIÓN ENTRADA


Bienvenidos, hermanos y amigos. Reciban todos gracia y paz de parte del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.


En este Tercer Domingo de Adviento todas las Lecturas nos invitan a la alegría, nos exhortan diciendo: “¡Vivan siempre alegres!” Y el motivo más profundo de nuestra alegría es la cercanía del Señor. Nuestro Salvador ya viene. O mejor, ya está aquí, en medio de nosotros. Pero nosotros no lo conocemos. Hoy las voces de Isaías, de Pablo y de Juan el Bautista se levantan para despertarnos de nuestro letargo, de nuestras tristezas, y nos invitan a abrir los ojos y descubrir que Cristo ya está en nuestras vidas.

Pongámonos de pie y celebremos la inmensa alegría de la cercanía de Dios.



MONICIÓN PRIMERA LECTURA (Isaías 61,1-2.10-11)

El Profeta Isaías experimenta en su vida una consagración muy especial, que lo hace mensajero de una buena noticia, de un mensaje alentador. Escuchemos.



MONICIÓN SEGUNDA LECTURA (1Tesalonicenses 5,16-24)

Pablo nos exhorta a vivir siempre alegres. Si nuestra meta final es encontrar a Cristo, hemos de estar muy alegres en el pleno sentido de la palabra. Escuchemos...



MONICIÓN EVANGELIO (Juan 1,6-8.19-28)

Hoy Juan el Bautista nos trae esta Buena Noticia: “en medio de ustedes hay uno a quien no conocen. Descúbranlo y serán felices.” Abramos el oído, la mente y el corazón y pongámonos de pie para la proclamación del Santo Evangelio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario