miércoles, 14 de marzo de 2012

La admisión a las ordenes

      La admisión corresponde a quienes piden a la Iglesia ser admitidos como candidatos al Orden sagrado del presbiterado. Ellos expresan públicamente su deseo de entregarse al servicio de Dios y de los hermanos.
     Supone que los candidatos conocen la preocupación del Señor por su pueblo, y teniendo en cuenta la necesidad de la Iglesia, se sienten preparados para responder con generosidad al llamado del Señor y decirle con el profeta: “Aquí estoy, envíame”, y confiando en él esperan realizar con fidelidad su vocación.
     Estos,que ya han comenzado su formación en el seminario, pueden ser llamados por su obispo para ser ordenados. Para esto será necesario que aprendan a vivir de acuerdo con las exigencias del Evangelio, que se afiancen en la práctica de la fe, la esperanza y la caridad, y por medio de la práctica de ellas adquieran el espíritu de oración y se fortalezcan en ansias de ganar a todos los hombres para Cristo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario